EMPEZAMOS A ENCAJAR.

Esta semana de tres días no ha sido menos interesante para la compañía.  

Primero hemos hecho una selección a descartar de nuestra lista de posibles nombres para la compañía; bien porque tenían algún nombre conocido y no eran del todo originales; o bien porque fueron los menos votados en una primera ronda. La semana que viene continuaremos hasta tener el definitivo. Estamos con muchas ganas de tener ya un nombre para empezar con el diseño del logotipo.

También la compañía ha iniciado un reto nuevo, EL RETO DEL PUZZLE: cada miembro de ha tenido que escribir sus dos mejores habilidades en el reverso de una pieza de puzzle. Así han salido diferentes capacidades que podemos y sabemos utilizar en favor de todos (leer, cantar, colorear, dibujar, bailar, dar ideas…) Es muy importante porque cada miembro de la compañía ha tenido que revisar qué tiene dentro de sí, qué puede aportar al grupo y también conocer algunas habilidades de los demás qué no sabía. Después hemos empezado a encajar las piezas e ir formando el puzzle, os aseguramos que al no tener dibujo no es tarea fácil. Estamos a medio camino. Cuando esté terminado podremos ver todo lo que sabe hacer la compañía. ¿No es genial? 

¡TODO EMPIEZA A ENCAJAR! Hasta la semana que viene. 

 

 

Seguimos

Esta semana han sucedido cosas muy interesantes para la compañía.

Al comenzar la semana nos dimos cuenta que debíamos colocar nuestro material de otra forma en la estantería. Al trabajar por equipos, necesitábamos colocar los libros, cuadernos y cuadernillos de otra manera. Entre todos y en asamblea, decidimos. Fueron saliendo las ideas: “una cajonera por equipo”, “un responsable de recoger y repartir por equipo”, “ordenar libros y cuadernos de mayor a menor y bien colocados en la estantería”… Poco a poco configuramos el material, los equipos y sus nombres, y algunas responsabilidades dentro de cada equipo. Cuando nos saltamos el turno de palabra o interrumpimos a un compañero, nos damos cuenta. Paramos, pensamos… Nos ponemos en su lugar e intentamos saber que siente. Estamos mejorando y nuestras asambleas empiezan a ser más efectivas. Sentimos que vamos avanzando.

También hemos continuado con otro reto: debíamos colocarnos nosotros solos por “orden alfabético”. Hemos tardado un tiempo. Teníamos dudas y los profes no podían ayudarnos.  Lo haríamos solos. Así, decidimos que nos ordenaríamos por nombres, y nos colocamos en fila; Alicia, Alonso, Antonio, Borja… cuando llegamos a la “J” tuvimos dudas. Aprendimos a utilizar la segunda letra cuando la primera coincide, así que Jimena, Jorge, Juanjo…. Se pudieron colocar. Y Malena, Mateo, Marco, lo hicieron después de saber que pasábamos a la tercera letra cuando coinciden las dos primeras. Echamos mucho de menos a Manuela y a Raquel, que no estaban ese día. Finalmente pudimos colocar a todos los miembros de la compañía incluyendo a los profes Juan y Patricia. Todo esto lo pudimos hacer porque respetamos el turno de palabra, escuchamos al compañero y trabajamos en equipo sin dejar a nadie atrás. RETO CONSEGUIDO!!!

Además, esta semana hemos iniciado la búsqueda del nombre de la compañía. Hemos sacado 19 posibles nombres. La semana que viene trabajaremos sobre estos y alguno más que pueda salir. ¡Que emoción!

Por último, podemos decir otra vez eso de ¡¡RETO CONSEGUIDO!! Ya que por fin terminamos con éxito el reto de las sillas. Lo pasamos genial, nos animábamos y estábamos todos muy pendientes del compañero que en ese momento tenía la silla. No queríamos fallar esta vez. Fue un trabajo en equipo.

Estamos muy contentos por lo hecho esta semana y queremos saber cuál será el siguiente reto.

¿Y tú?

 

 

¡Comenzamos!

Este pasado 18 de septiembre sucedió algo muy importante en el aula de 2ºB. Algunos de sus profes les comunicamos la gran noticia: -“seremos una compañía de Ópera”. La reacción en la gran mayoría de ellas y ellos fue de alegría e ilusión. -“Toma, toma… vamos a hacer la Ópera”- decían. Otros reflejaban no saber muy bien que era eso de ser una compañía de ópera. Algunos ya sabían algo de que esto podía pasar, pues lo habían comentado en casa previamente. El caso es que EMPEZAMOS A CAMINAR.

En esa primera sesión hicimos una lluvia de ideas acerca de lo que es una compañía. Entre todos y en asamblea fueron saliendo las ideas: “ACOMPAÑAR, ESCUCHARNOS, NO DEJAR A NADIE ATRÁS, TRABAJAR EN EQUIPO…” También hicimos lo propio con la palabra Ópera: “DISFRAZARSE, CONTAR HISTORIAS Y CUENTOS, CANTAR, TEATRO Y MÚSICA…”

Las siguientes sesiones han consistido en la proyección de un cuento que va a servir de referencia durante todo este viaje (OLELÉ). Es la historia de unas pescadoras que deben trabajar en equipo y superar juntas los retos y dificultades si quieren llegar a su objetivo y cumplir sus metas. Recurrimos a esta historia en muchos momentos de la clase para poder explicar más fácilmente las dificultades que tenemos como clase en el día a día.

Durante la siguiente semana hemos propuesto el reto de las sillas. Consiste en subir a todos los miembros de la compañía en una fila de sillas (cada uno en una) e intentar pasar la primera al último lugar de la fila sin que, ni los miembros de la compañía ni la silla, toquen el suelo. En una primera ronda de “prueba”, la compañía aprende que deben escucharse entre ellos para poder coordinar sus movimientos y llevar la silla al final de la fila. Finalmente ¡lo conseguimos!

Ahora bien, en una segunda sesión, las dificultades aumentan, el número de sillas se ve “recortado” y la compañía debe colocarse en menos espacio disponible. En esta sesión no lo conseguimos, pero hablamos sobre la necesidad de pensar en todos y cada uno de nosotros para que nadie caiga de la silla. -“NO DEJAR A NADIE ATRÁS”- Llegaron a comentarse entre ellas y ellos.

Con gran ilusión esperamos ver qué nos depara esta semana.